El aliento de los Dioses Ver a tamaño completo

El aliento de los Dioses

Hace años, el rey de Idris firmó un tratado con el reino de Hallandren. El rey Dedelin enviaría a su hija mayor, Vivenna, para casarse con Susebron, el rey-dios de Hallandren. Vivenna ha sido entrenada durante toda su vida para ser una novia adecuada para Susebron y así cumplir con su deber y ayudar a forjar una paz estable entre Hallandren e Idris. Ese era el plan hasta que el rey de Idris env...

Más detalles


Editorial: Ediciones B

Colección: Nova

Autor: Brandon Sanderson

Disponibilidad: No hay stock.


Indicarme cuando esté disponible

21,00 € IVA incl.

Hace años, el rey de Idris firmó un tratado con el reino de Hallandren. El rey Dedelin enviaría a su hija mayor, Vivenna, para casarse con Susebron, el rey-dios de Hallandren. Vivenna ha sido entrenada durante toda su vida para ser una novia adecuada para Susebron y así cumplir con su deber y ayudar a forjar una paz estable entre Hallandren e Idris. Ese era el plan hasta que el rey de Idris envía a su hija Siri, desobediente e independiente, en lugar de Vivenna. Siri intenta encontrar su lugar en la corte de Susebron, pero mientras lo intenta descubre la verdad oculta sobre el reydios. En Idris, su hermana Vivenna está preocupada y teme que Siri no esté preparada para esa nueva vida, por lo que decide viajar a Hallandren. Allí se reúne con la gente de Idris que trabaja en la capital, TTelir, y comienza una nueva vida de espionaje y sabotaje. El plan de Vivenna es rescatar a Siri, aunque tal vez ni necesite ni desee ser salvada. Brandon Sanderson (Nebraska, 1975) es un autor joven que está siendo considerado una de las grandes revelaciones de los últimos años en el género de la fantasía. Se dio a conocer en 2005 con su primera novela, Elantris, a la que siguió la trilogía Nacidos de la bruma, publicadas en España por Ediciones B. Ha sido nominado dos veces para el premio John W. Campbell y ha sido elegido como el continuador de A Memory of Light, el volumen final de la famosa serie La rueda del tiempo que el popular Robert Jordan (fallecido en 2008) no pudo terminar.